fbpx

Dentro de las prácticas de la medicina alternativa son muchas las terapias que buscan la curación del cuerpo desde adentro hacia afuera, como en el caso de la ozonoterapia. Este procedimiento tiene por finalidad saturar el organismo de ozono, una molécula compuesta por tres átomos de oxígeno.

El ozono tiene una alta capacidad de producir reacción antioxidante, además de ser bactericida, fungicida y antivírico. Cuando se aplica de forma directa en heridas o tejidos infectados destruye los gérmenes de forma muy rápida. Cuando la aplicación es interna, el procedimiento de acción es diferente, produciendo la oxidación externa del virus y ocasionando su muerte inmediata.

Una de las ventajas que tiene este tratamiento natural con ozono es que permite atender una gran variedad de enfermedades, desde crónicas, genéticas hasta procedimientos estéticos. De manera general esta práctica es mucho menos invasiva en comparación con otras, permitiendo obtener resultados bastante beneficiosos en cuadros clínicos avanzados.

Vías de aplicación del ozono

Según la enfermedad, se determinará la vía de aplicación de la ozonoterapia. Se dividen en dos procedimientos: internos y externos.

Aplicación interna

  • Infiltraciones: En distintas partes del cuerpo, según necesidades e indicaciones tales como en el caso de las hernias discales (lumbar, cervical y dorsal), artrosis de la columna vertebral y otras patologías. En muchas ocasiones se evita la intervención quirúrgica.
  • Inyección articular: Como su nombre lo indica, la inyección de ozono oxígeno va directo a la articulación. Se emplea en procedimientos contra enfermedades degenerativas como artritis, reuma, artrosis, entre otras.
  • Insuflado por el recto: El especialista se encarga de introducir una mezcla de oxígeno y ozono a través del recto. Estos dos compuestos son absorbidos de forma rápida a través del intestino. Se utiliza en enfermedades gástricas e intestinales, así como también en enfermedades urinarias, endocrinas o autoinmunes.

Aplicación externa

  • Via sanguínea: comou tratamiento coadyuvante en los casos de cáncer, fibromialgia, cansancio crónico, fatiga. 
  • Aceites con ozono: Su aplicación es como con cualquier ungüento o bálsamo. Ideal para enfermedades de la piel como acné, úlceras, hongos e incluso se utiliza como alternativa contra las arrugas.
  • Bolsa hermética: Es ideal para extremidades que sufren de úlceras o heridas de difícil curación como el pie diabético o quemaduras. En este caso, el ozono se concentra en una bolsa que entrega un baño directo de gas que permite la limpieza, desinfección y a la vez regenera el tejido afectado.

Aplicaciones de la ozonoterapia

En la actualidad, la ozonoterapia está recomendada para una gran cantidad de enfermedades, ya que ayuda a recuperar el equilibrio del organismo, al tiempo que disminuye el dolor, reduce la inflamación, repara los tejidos afectados y estimula el sistema inmune al oxigenar las células. Su aplicación será prescrita por un especialista facultado, que según el cuadro clínico del paciente establecerá las dosis y los períodos en que debe recibirlos.

Prácticamente puede tratar cualquier enfermedad, pero en especial se recomienda para casos de artrosis, problemas de infertilidad, tratamiento complementario del cáncer y los efectos secundarios de la quimioterapia, infecciones por hongos, enfermedades degenerativas, hernias y procesos inflamatorios en la columna, fibromialgia, cuadros respiratorios, trastornos metabólicos, entre otros.

Estos tratamientos son ofrecidos, de manera personalizada, desde el Centre de Medicina Biológica

Para mas información o para reservar cita previa, escriba un correo electrónico o pída cita directamente por teléfono.

1 + 1 =

Traductor »
Share This